29 diciembre 2012

Pesebre viviente y bendición del árbol de Navidad en la Parroquia de Lima (Zárate)

En la paroquia de San Isidro Labrador, de Lima (partido de Zárate) se realizó el sábado 22 el pesebre viviente, la bendicion del árbol  de Navidad, ambos acontecimientos muy concurridos por la feligresía local, así como la inauguracion y bendición de una Plaza con la presencia del Sr. Intendente Municipal.
Los misioneros o grupo misionero que quedó fundado luego de la última misión popular trabajó de conjunto con el área de paraguayos y descendientes d ela delegación de migrantes, e integraron muy bien a la población en el espíritu misionero.

27 diciembre 2012

La Dioc. de Zárate-Campana realiza una nueva "acción destacada" del Año de la Fe

Se trata de la inauguración del retablo lateral “del Año de la Fe” en la iglesia concatedral de Belén de Escobar y entronización de la imagen del Apóstol San Pedro

El Obispo Mons. Oscar Sarlinga llamó a a recuperar el sentido del “anuncio natalicio”, en sentido de las nuevas creaturas que somos por la gracia y asimismo “el profetismo de la esperanza”, sin la cual la Iglesia y la sociedad quedarían inermes

Siguiendo un pedido del Obispo Mons. Oscar Sarlinga, la feligresía de la iglesia concatedral de la Natividad del Señor en Escobar (diócesis de Zárate-Campana) ofrendó un hermoso y artístico retablo (o “altar lateral”), obra de un reconocido artista en madera de cedro, donde el mismo Obispo entronizó el sábado 22 de diciembre la venerable e insigne imagen de San Pedro, del siglo XVIII, la misma que acompañó la eucaristía de apertura diocesana del Año de la Fe, el 12 de octubre en Nuestra Señora del Pilar, ante millares de fieles. Junto a la sagrada imagen fueron puestos en valor unos relicarios que desde muy antiguo estaban destinados a la iglesia de la Natividad, con las reliquias autenticadas del Padre apostólico (y obispo) San Timoteo, y de otros santos. Mons. Oscar Sarlinga procedió a la bendición del nuevo retablo y de la imagen del Apóstol, después del saludo inicial, luego de lo cual se dio la procesión hacia el altar mayor, y siguió con la oración colecta. En la homilía el Obispo hizo referencia a la fe, la fe en el aspecto subjectual de “adhesión de toda la inteligencia y de todo el corazón”, y también en su dimensión de “contenido de la fe que la Iglesia nos propone para creer”, y que hemos de profundizar, principalmente con el Concilio Vaticano II y con el Catecismo de la Iglesia Católica” –dijo-. Refiriéndose al Concilio, dijo que el día de su apertura, el 11 de octubre de 1962 se celebraba la fiesta de María Santísima, Madre de Dios y que por eso el Papa Benedicto XVI, en su convocatoria al Año de la fe, se lo confió a la Virgen, y para ello peregrinó a Loreto, a la Santa Casa, pues la Virgen María brilla siempre como estrella en el camino de la nueva evangelización”. Exhortó también a recuperar el sentido del “anuncio natalicio”, en sentido de las nuevas creaturas que somos por la gracia y de cómo el Señor naciente nos hace “renacer en Él”, y asimismo “el profetismo de la esperanza”, al que ve, dijo Mons. Sarlinga, como un componente revitalizador para la nueva evangelización al que nos llama la Iglesia, y sin el cual, “tanto la misma Iglesia como la sociedad quedarían inermes”. La Santa Misa fue televisada en directo por el Canal Provincial y el Canal de Escobar.
La sagrada imagen del Apóstol San Pedro que fue entronizada es una de las pocas del mismo con que cuenta la diócesis, puesto que las hay, a excepción de la de Escobar, expuestas a la pública veneración sólo tres, en la ciudad de Campana, dos de la capilla de San Pedro en el barrio de Villanueva habiendo sido, la ubicada junto al altar, proveniente de la catedral de San Isidro (según documento de donación). La tercera imagen de San Pedro, junto con la de San Pablo, está en la actual parroquia de Nuestra Señora de Luján y de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, en Campana (luego de haber estado en el Seminario diocesano, cuando funcionó en la ciudad, hasta el año de su cierre, en 2001). Actualmente en el Seminario (en Campana) no hay estatuas sino dos imágenes pictóricas que representan a los Apóstoles.
También citó el Obispo algunos aspectos de la homilía del Papa Benedicto XVI para la apertura delAño de la fe en Roma, los cuales pueden encontrarse en:

Y en:

En especial se refirió al parágrafo en el que el Papa Benedicto afirma que el Año que ese día inauguraba “ (…) está vinculado coherentemente con todo el camino de la Iglesia en los últimos 50 años: desde el Concilio, mediante el magisterio del siervo de Dios Pablo VI, que convocó un «Año de la fe» en 1967, hasta el Gran Jubileo del 2000, con el que el beato Juan Pablo II propuso de nuevo a toda la humanidad a Jesucristo como único Salvador, ayer, hoy y siempre. Estos dos Pontífices, Pablo VI y Juan Pablo II, convergieron profunda y plenamente en poner a Cristo como centro del cosmos y de la historia, y en el anhelo apostólico de anunciarlo al mundo. Jesús es el centro de la fe cristiana”.
Y asimismo, reafirmó Mons. Sarlinga, aludiendo al Concilio Vaticano II, que el Papa mencionó en dicha homilía que (…) «el supremo interés del Concilio Ecuménico es que el sagrado depósito de la doctrina cristiana sea custodiado y enseñado de forma cada vez más eficaz… La tarea principal de este Concilio no es, por lo tanto, la discusión de este o aquel tema de la doctrina…Para eso no era necesario un Concilio... Es preciso que esta doctrina verdadera e inmutable, que ha de ser fielmente respetada, se profundice y presente según las exigencias de nuestro tiempo» (AAS 54 [1962], 790. 791-792). Así decía el Papa Juan en la inauguración del Concilio”.
De la Santa Misa presidida por Mons. Oscar Sarlinga concelebraron los Pbros. Mauricio Aracena, rector, Albino Cabral, cura párroco, Nestor Villa y Carlos Bertone, vicario parroquial. El coro de jóvenes de la parroquia engalanó la celebración, al término de la cual se tuvo un gesto, similar al reciente en la iglesia catedral de Santa Florentina, de la luz de la paz de Belén, de la pastoral scout de la comisión católica de la asociación civil Scouts de Argentina.

06 diciembre 2012

Ecos del cincuentenario de la presencia de la comunidad portuguesa en Fátima, Pilar

La procesión con la imagen de la Virgen de Fátima
El domingo 2 de diciembre la comunidad portuguesa en Argentina celebró el cincuentenario de su visita y peregrinación a Fátima, en el partido de Pilar, en la casa de los Padres Siervos de María. El evento contó con la presencia de nuestro Obispo Mons. Oscar Sarlinga, quien asistió a la procesión y presidio la eucaristía.
Este domingo 2 de diciembre se cumplieron los 50 años de la presencia de la comunidad portuguesa, encuentro, visita y peregrinación, a la localidad de Fátima, en el partido de Pilar. Los Padres Siervos de María tienen allí una casa con hospedería, un muy vasto predio y la capilla, que alberga la sagrada imagen de la Virgen de Fátima, don del Papa Pío XII a la nación argentina, de manos del embajador de entonces, Dr. Ruiz Guiñazú, quien luego destinara esos campos que hoy se llaman Fátima a una comunidad religiosa, y la comisión de damas llamara, por entonces, a la orden de los mencionados Siervos de María, quienes allí se encuentran, estando presentes los Padres Marco y Anselmo.
Sigue la proesión con la imagen de la Virgen de Fátima
Una multitud de portugueses, hijos, nietos, y descendientes, que forman “la comunidad portuguesa” principalmente provenientes de la Provincia de Buenos Aires, y en lo que concierne a la diócesis de Zárate-Campana, en especial de Escobar, llegaron al encuentro, en el medio siglo de su realización.
En efecto, tanto los portugueses nativos como sus hijos, nietos y bisnietos de esa localidad se dieron cita, como hace 50 años, junto a la iglesia. Por especial concesión, dado que siempre es el domingo anterior a la festividad de la Inmaculada Concepción cuando se tiene el encuentro, se celebró la misa de la Virgen, con gran asistencia de fieles, luego de un día de encuentro de familias, amigos, y público en general.  Antes de la Misa, a las  20 hubo una procesión por las calles adyacentes al predio, con reflexiones y cánticos a la Virgen (en castellano y en portugués); a las 20.30 comenzó la misa, presidida por monseñor Oscar Sarlinga, obispo de Zárate-Campana, y concelebrada por el Pbro. Mauricio Aracena, por el R.P. Anselmo, de los Siervos de María, y asistida por los Diáconos permanentes Pedro Bruno y Sergio Pandiani, junto con la presencia del seminarista Elías Duff. La jurisdicción parroquial a la que pertenece la localidad de Fátima es San Luis Gonzaga, de Manzanares-Fátima. Como se ha dicho, en la capilla de Nuestra Señora de Fátima, de los Padres Siervos de María, se encuentra una imagen que fue la primera réplica que se hizo de la auténtica y original imagen venerada en la Capelinha de las apariciones, en Fátima (Portugal) y de mano del mismo autor. Dicha imagen fue donada al Papa Pío XII, el cual la tuvo consigo un tiempo y luego quiso que fuera enviada “a la Argentina”, donde un grupo de damas que había adquirido unas hectáreas en Pilar donó los terrenos para que se instalara esa congregación religiosa, y, una vez construida la capilla, allí se entronizó a la Virgen. En la homiía que el obispo pronunció en castellano y un poco en portugués, dijo que se encontraba muy contento de recibir en la diócesis a tan numerosas familias, a las cuales a lo largo de estos años los había visto incluso casarse, tener hijos, y que los reconocía ya, y al mismo tiempo les pedía que mantuvieran la piedad que ha caracterizado al pueblo portugués, y su cultura del trabajo, tratándose de gente tan buena proveniente de un país que dio tanto a la civilización universal, con sus descubrimientos y con sus fundaciones, y a la Iglesia del Señor, con la evangelización. Habló del misterio de la Inmaculada Concepción, que no se trata de una simple advocación, “sino del ser de la Virgen María” y luego hizo alusión a la advocación de Fátima, a su historia, y a lo esencial del mensaje, que podemos actualizar para el día de hoy, y que “condensa –dijo- lo esencial del mensaje del Evangelio”. Al terminar la misa, celebrada en un altar preparado en un gran palco, se realizó un espectáculo de fuegos artificiales y luego una procesión de antorchas partió desde allí hasta la capilla en la que se encuentra la imagen histórica de Nuestra Señora de Fátima. La llamada “Patria portuguesa” o colectividad potuguesa, habiendo agradecido a Mons. Oscar Sarlinga su presencia nuevamente para un acontecimiento como éste, que los congrega como familia lusitana, ha anunciado que el año próximo, el 2012, conmemorará con grandes festejos el quincuagésimo aniversario de la peregrinación y congregación lusitana a la localidad de Fátima, donde se encuentra, como se dijo, la imagen insigne que perteneció al Papa Pío XII.
Proclamación del Evangelio en Fátima
La comunidad que se acerca a recibir la Eucaristía
La inmigración portuguesa
La inmigración de portugueses al actual territorio argentino tuvo lugar primero durante la colonización española, sobre todo en Buenos Aires y su zona de influencia, y luego en la región de las Misiones Jesuíticas, especialmente durante el período de la unión dinástica de Castilla y Portugal.
Los portugueses radicados en Buenos Aires durante la colonia, casi en su totalidad varones, establecieron una red de relaciones comerciales y familiares de gran influencia en la vida económica de la capital del virreinato. Tras la restauración de la independencia de Portugal, prosiguió una cierta inmigración.
La comunidad portuguesa de la ciudad de Buenos Aires y su zona de influencia proviene de diversos grupos sociales, como peones y artesanos pertenecientes a las clases trabajadoras y también un grupo de clase media y media alta dedicado al comercio.
A fines del siglo XIX y durante la primera mitad del siglo XX siguieron arribando portugueses, entre los cuales no pocos caboverdianos, pueblo mixogénico con linajes africanos y portugueses en el que predominaron los rasgos culturales portugueses y que en tiempo de su inmigración a la Argentina poseían el pasaporte portugués, establecidos sobre todo en la zona sur del Gran Buenos Aires (partidos de Avellaneda, Lomas de Zamora, Quilmes, Berisso y Ensenada). También son numerosos en el partido de La Matanza, en las ciudades de Isidro Casanova y González Catán, que estuvieron presentes en el encuentro. En la diócesis de Zárate-Campana son muy numerosos los descendientes de portugueses en el partido de Belén de Escobar, y también, aunque en menor cantidad, en el mismo Pilar.+

23 noviembre 2012

Mons. Oscar Sarlinga participó de la 73ma. Fiesta de la Tradición en San Antonio de Areco



73º Fiesta de la Tradición (1939 – 2012) en San Antonio de Areco. Participó el Obispo Mons. Oscar Sarlinga, en cuya jurisdicción pastoral se encuentra “la capital de la tradición”, San Antonio de Areco.

“CULTURA POPULAR E IDENTIDAD POPULAR”
Nuestro Obispo Mons. Oscar Sarlinga concurrió a los festejos, el día domingo 11, acompañado del Pbro. Mauricio Aracena y del seminarista Elías Duff, por invitación de las autoridades civiles del partido, de la secretaría de cultura y del Sr. Intendente, Francisco Durañona. Durante los actos, se pidió al Obispo que dijera unas palabras y bendijera “el día de la tradición”, lo cual hizo, citando el sentido de “cultura del pueblo” afín a la Constitución “Gaudium et Spes” del Concilio Vaticano II.
Se trata de la celebración criolla más antigua del país. Los festejos tuvieron lugar desde el sábado 3 al domingo 11 de noviembre de 2012 Para el visitante de San Antonio de Areco son imperdibles los diferentes eventos que reviven las costumbres criollas. Todos los años, se realiza la Fiesta de la Tradición: con domas, jineteadas, exposiciones, bailecitos y el tradicional desfile de gauchos a caballo tanto arequeros como de localidades vecinas. Y además, puede revivir la tradición todos los meses del año.

El día de la tradición se celebra en la Argentina el 10 de noviembre, fecha que fue elegida en conmemoración del nacimiento del poeta argentino José Hernández (1834 – 1886), que escribió “El gaucho Martín Fierro”, relato en forma de verso de la experiencia de un gaucho argentino, su estilo de vida, sus costumbres, su lengua y códigos de honor.

La idea de propender a la institucionalización de un día que conmemore las tradiciones gauchas, correspondió al poeta Francisco Timpone, que la propuso en la noche del 13 de diciembre de 1937, en una reunión de la Agrupación llamada Bases. En 1938 la agrupación presentó ante el Senado de la Provincia de Buenos Aires una nota pidiendo que se declare el 10 de noviembre como «Día de la Tradición», por el natalicio en dicha fecha de José Hernández. En la nota se propuso la peregrinación cívica al Museo Gaucho Ricardo Güiraldes, de San Antonio de Areco, en homenaje y como consagración efectiva de ese día.

La aprobación ante la Cámara de Senadores y Diputados fue unánime, declarada bajo la ley Nº 4756 / 39, promulgada el 18 de agosto de 1939, y se publicó en el Boletín Oficial (entrando en vigencia), el 9 de septiembre del mismo año. La Ley 10220/84 modificó a la Ley 4756/39 el Art. 3° original, que pasó a decir: Declárase sede provincial permanente de la tradición a la localidad de San Antonio de Areco.

Secretaría de Comunicación Institucional del Obispado
Atención: lunes a viernes, de 9 a 13,
Tel 03489 422817- 426606 líneas rotativas, interno 37
www.obispadozaratecampana.org

30 octubre 2012

Ordenación Sacerdotal de Alberto Evangelista - Cientos de Jóvenes confirmaron su fe - Noticias de la Parroquia San Juan de la Cruz


Imposición de Manos
El día sábado 27, a las 11, una nutrida representación de fieles laicos de la diócesis, entre los cuales muchos jóvenes, y también aquellos que iniciaban la jornada de discernimiento vocacional, y numerosos sacerdotes (40), diáconos permanentes, seminaristas, participaron de la celebración eucarística en la cual nuestro Obispo Mons. Oscar confirió el presbiterado a Alberto Evangelista (26) oriundo de la ciudad de Zárate, al cual acompañó su familia, parroquianos, amigos, y fieles todos de las distintas parroquias en las que realizó su apostolado.

El neo-sacerdote comenzó su formación en el Seminario de Gualeguaychú  y prosiguió luego de una experiencia pastoral en la parroquia de la Exaltación de la Cruz, en el reabierto Seminario “San Pedro y San Pablo” de Campana, en total 8 años de formación. El Obispo le confirió misión pastoral en la Beata Teresa de Calcuta, y residencia en la casa parroquial de la vecina parroquia de María de Nazaret, comunidad parroquial de la cual se desprendió la Beata Teresa.
Mons. Oscar saludando a la Flia. de Alberto
“Renovado Pentecostés”
En esta segunda quincena de octubre han sido muy numerosas las celebraciones del sacramento de la confirmación, en especial en Pilar (Nuestra Señora del Pilar), Escobar (Belén de Escobar), Baradero (varios turnos en la iglesia de Santiago el Apóstol, ya del centro parroquial, ya alumnos de la Obra educativa de Baradero, o del colegio “San José”), en la iglesia Catedral de Santa Florentina de Campana, Lima (Zárate) y la barriada de la vicaría de Caacupé (en Presidente Derqui, partido de Pilar). En este orden, el viernes 26 ppdo. nuestro Obispo Mons. Sarlinga confirmó a muy numerosos jóvenes alumnos del colegio “Santo Tomás de Aquino”, de Campana, en la iglesia de Santa Florentina, el sábado 27 por la mañana hubo confirmaciones, nuevamente, en Santiago el Apóstol, y fue delegado el Pbro. Atilio Rosatte.
Parroquia San Isidro Labrador, de Lima.
El día domingo 28 Mons. Sarlinga concurrió para la clausura de la “misión popular” en Lima, partido de Zárate, donde el cura párroco, Pbro. Javier Portillo, organizó dicha misión en una pequeña ciudad como Lima, que ha experimentado un gran crecimiento, en especial de obreros y de inmigrantes. El grupo misionero recorrió casa por casa y familia por familia de ese pueblo, lo cual se trasuntó en un acercamiento de mucha gente que recuperó su práctica católica. Las confirmaciones tuvieron lugar el domingo 28 por la mañana, en dos turnos, a las 9.00 y a las 11, en ambos cuales el Obispo administró este “renovado Pentecostés” a cantidad de jóvenes. Por la tarde del mismo domingo, Mons. Sarlinga concurrió a la barriada de Caacupé, en pleno Presidente Derqui, epicentro de la presencia de hermanos y hermanas paraguayos y descendientes, donde administró el sacramento de la confirmación a un grupo de jóvenes y adultos, preparados por el P. Dino Baldán, SDB, y las hermanas del Niño Jesús, presentes en zona en inserción pastoral. Esa misma tarde se tuvo una nueva ronda de confirmaciones en Ntra. Sra. del Pilar (delegado, Pbro. Jorge Ritacco) y celebración en San Antonio de Areco, en la parroquia de San Patricio, donde el delegado, Pbro. Hugo Lovatto confirmó a alumnos del colegio “San Antonio” de dicha ciudad. En el renovado Pentecostés que son las celebraciones del sacramento de la confirmación, revivimos la gran fiesta de Pentecostés, en la que la liturgia nos hace revivir el nacimiento de la Iglesia, tal como lo relata san Lucas en el libro de los Hechos de los Apóstoles (Hch 2, 1-13).

Nuestra Señora de Itatí en Escobar
En esos populares barrios de Belén de Escobar, a iniciativa del cura párroco, Pbro. Daniel Bevilacqua, se iniciaron obras de restauración y de reforma en el templo, el cual, nacido como una capilla de barrio, había quedado insuficiente para las actuales exigencias pastorales, y también prosiguieron arreglos de oficinas, salones pastorales y casa parroquial, la cual ya había sido restaurada en 2008 y ahora recuperada. La vastedad y población de esos barrios hace que la sede parroquial (en la iglesia de Itatí) haya tenido que ser complementada con los centros de Nuestra Señora de Luján, San Cayetano, y otros.
Vivamos un renovado Pentecostés perseverando constantes en la oración en común.
Cincuenta días después de la Pascua, el Espíritu Santo descendió sobre la comunidad de los discípulos, que “perseveraban concordes en la oración en común” junto con “María, la madre de Jesús”, y con los doce Apóstoles (cf. Hch 1, 14; 2, 1). Por tanto, podemos decir que la Iglesia tuvo su inicio solemne con la venida del Espíritu Santo. En ese extraordinario acontecimiento encontramos las notas esenciales y características de la Iglesia: la Iglesia es una, como la comunidad de Pentecostés, que estaba unida en oración y era “concorde”: “tenía un solo corazón y una sola alma” (Hch 4, 32). La Iglesia es santa, no por sus méritos, sino porque, animada por el Espíritu Santo, mantiene fija su mirada en Cristo, para conformarse a él y a su amor. La Iglesia es católica, porque el Evangelio está destinado a todos los pueblos y por eso, ya en el comienzo, el Espíritu Santo hace que hable todas las lenguas. La Iglesia es apostólica, porque, edificada sobre el fundamento de los Apóstoles, custodia fielmente su enseñanza a través de la cadena ininterrumpida de la sucesión episcopal. La Iglesia, además, por su misma naturaleza, es misionera, y desde el día de Pentecostés el Espíritu Santo no cesa de impulsarla por los caminos del mundo, hasta los últimos confines de la tierra y hasta el fin de los tiempos. Esta realidad, que podemos comprobar en todas las épocas, ya está anticipada en el libro de los Hechos, donde se describe el paso del Evangelio de los judíos a los paganos, de Jerusalén a Roma. Roma indica el mundo de los paganos y así todos los pueblos que están fuera del antiguo pueblo de Dios. Efectivamente, los Hechos concluyen con la llegada del Evangelio a Roma. Por eso, se puede decir que Roma es el nombre concreto de la catolicidad y de la misionariedad; expresa la fidelidad a los orígenes, a la Iglesia de todos los tiempos, a una Iglesia que habla todas las lenguas y sale al encuentro de todas las culturas. El primer Pentecostés tuvo lugar cuando María santísima estaba presente en medio de los discípulos en el Cenáculo de Jerusalén y oraba. También hoy nos encomendamos a su intercesión materna, para que el Espíritu Santo venga con abundancia sobre la Iglesia de nuestro tiempo, llene el corazón de todos los fieles y encienda en ellos, en nosotros, el fuego de su amor.

19 octubre 2012

Inicio del Año de la Fe en la Diócesis


Tal como se había anunciado, el Obispo de Zárate-Campana, Mons. Oscar Sarlinga hizo apertura del Año de la Fe, para la diócesis, el día viernes 12 de octubre. Una multitud asistió a la celebración, parte de la homilía se puede ver aquí. En los días previos, como se había comunicado desde el secretariado de comunicación institucional, el Pastor diocesano dedicó, con fecha del 8 de octubre, concluida la Misión Joven en Zárate, “una carta pastoral al tema de la fe, recordando la importancia del Concilio Vaticano II y el Catecismo de la Iglesia Católica, teniendo en cuenta las circunstancias específicas de la porción de fieles a él confiada” y que se enmarca en la aceptación de un consejo emanado por la Congregación para la Doctrina de la Fe. El Año de la Fe, indica la nota de la Congregación de la Fe, “será una ocasión para dar mayor atención a las escuelas católicas, lugares privilegiados para ofrecer a los alumnos un testimonio vivo del Señor, y cultivar la fe con una oportuna referencia al uso de buenos instrumentos catequísticos.+
Cf “La diócesis de Zárate-Campana se apresta para iniciar el Año de la Fe”, en:
El 12 de octubre El Obispo exhortó en la Eucaristía a “ser pilares de esperanza”. En Pilar es tradicional que mucha gente se congregue para el día de los actos cívicos y religiosos, pues en la fiesta patronal de Nuestra Señora del Pilar se celebra también el día de la ciudad y partido, siendo día feriado, con participación de muy numerosas personas, familias, jóvenes, instituciones.
Imagen de Nuestra Sra. del Pilar durante la procesión
La preparación de conjunto entre el Municipio y la Parroquia incluyó una serie de eventos y el día jueves 11, en las “primeras vísperas”, con la inauguración del VIII Salón Anual de Arte Fotográfico del Foto Club Pilar en la Casa de la Cultura de Pilar (Rivadavia 370). Se vieron unas 200 obras (elegidas entre más de mil) distribuidas en las secciones monocromo, color, naturaleza, travel, creativa, ensayo y monocromo analógico.
El viernes, las actividades comenzaron a las 8.30 con un acto central en la Plaza 12 de Octubre, seguido por el tradicional desfile. El Obispo estuvo presente en el desfile, invitado por las autoridades municipales, y también concurrieron el cura párroco de Nuestra Señora del Pilar, Pbro. Jorge Ritacco, y el cura párroco de Nuestra Señora de las Gracias, el Pbro. Fernando Crevatin.
A las 16, cuando se iniciaron las celebraciones religiosas, partió la procesión con la venerada imagen de Nuestra Señora del Pilar, desde el Monumento de los Bomberos (Tucumán y Chacabuco) hacia la iglesia matriz, donde estaba preparado un gran palco que hiciera las veces de “presbiterio”, junto a la plaza “12 de octubre” dada la notable participación de la feligresía, pilarense y de distintos partidos y ciudades de la diócesis, para la Apertura del Año de la Fe, en la misa de las 17, presidida por Mons. Oscar Sarlinga y concelebrada por decenas de sacerdotes, y a la que asistieron 10 diáconos permanentes, y todos los seminaristas del Seminario “San Pedro y San Pablo”, quienes tuvieron que seguir la celebración desde dentro del atrio del templo, puesto que ya no había espacio en el palco mencionado. Asistieron el intendente municipal, concejales, autoridades municipales, y representantes de distintas instituciones pilarenses.
En la misa de las 17 fue tal la asistencia de fieles que cubrían toda la cuadra y buena parte de la plaza, hasta el monumento. Muchos jóvenes, tantos provenientes de la “Misión Joven” que tuvo lugar en Zárate, y numerosas familias.
A las 18.30, frente al templo, la plaza siguió llena para participar del festival artístico, que culminó con la actuación de música católica de Daniel Poli, y cerró a las 22 con repique de campanas y el reingreso dde la imagen de la Ssma. Virgen a la iglesia parroquial.
Ofrecemos a continuación el resumen hecho por AICA de la carta pastoral de Mons. Oscar Sarlinga y a continuación su texto completo.
Zárate-Campana (Buenos Aires) (AICA): El obispo de Zárate-Campana, monseñor Oscar Sarlinga, dirigió una carta pastoral a los fieles de la diócesis en la que los invitó a “navegar mar adentro”. Además, aseguró que la convocatoria del Papa “constituye un gesto profético, fiel y magnánimo” que redundará en muchas gracias “si estamos confiados”. Con un tono cordial y amistoso, el obispo señaló que “muchos signos nos movilizan a ver cómo Dios está actuando en nosotros, en nuestras comunidades y en nuestras vidas”. Además, aseveró que “la misma Iglesia es consciente de los desafíos de la difusión que la fe ha de afrontar hoy”.
Monseñor Oscar Sarlinga, obispo de Zárate-Campana, dirigió una carta pastoral a los fieles de la diócesis con motivo del inicio del Año de la Fe, en la que los invitó a “navegar mar adentro”. Además, aseguró que la convocatoria del Papa “constituye un gesto profético, fiel y magnánimo” que redundará en muchas gracias “si estamos confiados”.  “Como vuestro obispo y amigo, los invito a través de estas líneas a ponernos a navegar, y navegar mar adentro, tal como nos exhortaba el papa Juan Pablo II”, expresó el prelado, para quien el Año de la Fe constituye un “gesto profético, fiel y magnánimo”. “Si estamos dispuestos, abiertos y confiados a la obra del Espíritu, recibiremos gracia tras gracia para la consumación de nuestra fe”, añadió.  Con un tono cordial y amistoso, el obispo señaló que “muchos signos nos movilizan a ver cómo Dios está actuando en nosotros, en nuestras comunidades y en nuestras vidas”. Además, aseveró que “la misma Iglesia es consciente de los desafíos de la difusión que la fe ha de afrontar hoy”.  “Con convicción, con humildad, los invito también a experimentar y valorar cómo la Iglesia nos abraza en este Año de la Fe. ¿Tendremos la osadía de pedir fortaleza para adentrarnos más y más en este camino testimonial?”, inquirió monseñor Sarlinga, a la vez que aseguró que el camino de la fe prosigue “pese a todas las cosas negativas que ocurren, y que importan menos si en lugar de condenar las tinieblas encendemos la luz”.  “La fe pascual sigue iluminando e iluminará mientras prosigan los tiempos hasta que trascendamos ‘el tiempo’ ”, rescató monseñor Sarlinga, quien también citó el pasaje de San Lucas en que Jesús pregunta: “Cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe en la tierra?”. En lo concreto, el obispo animó a ponerse al servicio de la evangelización y aprovechar este período para profundizar en las enseñanzas del Catecismo de la Iglesia Católica, “auténtico fruto del Concilio Vaticano II”. El prelado también rescató la figura de la Virgen María, que “es, en cierto sentido, roca de piedad, de misericordia, y nos lleva a la fidelidad a la Iglesia, a ayudar a construirla, especialmente para con quienes más lo necesitan, sufren y esperan que Dios les muestre las bienaventuranzas prometidas por Jesús”. Asimismo, destacó que “dos grandes testigos” como San Pedro y San Pablo “acompañarán el Año de la Fe”. “A ellos les confiamos nuestro seminario diocesano, que lleva su patronazgo, y les suplicamos sus intercesiones”.  “Una última palabra deseo para todos nosotros en este año: que seamos instrumentos de la paz de Cristo y que nos dejemos reconciliar por Dios. En este mundo no abunda la piedad ni la clemencia, y puede que suceda también en los ambientes donde nos toca existir. Pero donde haya odio, pongamos amor. Hagámoslo creyendo en la eficacia de la ‘novedad’ cristiana”, destacó. +
Luego de la “Misión Joven” en Zárate, de la que participaron 500 jóvenes misioneros estables, más numerosos que se incorporaron en alguna de las jornadas, y muchas familias, más los sacerdotes de la Pastoral de Juventud, el Seminario “San Pedro y San Pablo” y el Obispo, comenzó en la ciudad de Pilar la peregrinación de la imagen auténtica e histórica de Nuestra Señora del Pilar, que ha sido llevada a recorrer barrios, capillas, centros pastorales, asilos de ancianos y lugares alejados del centro.
De tal modo, con sentido misionero, en consonancia con la Misión Joven Diocesana, como “discípulos y misioneros”, la comunidad diocesana realizó en cada parroquia una preparación mariana para la apertura solemne del Año de la Fe, que realizó el Obispo, Mons. Oscar Sarlinga, el día 12 de octubre, en la solemnidad de Nuestra Señora del Pilar (Pilar).
Ese día 12, luego de una serie de actos que comenzaron a las 9.00, tuvo lugar la procesión con la imagen de Nuestra Señora del Pilar y la participación de la gente de los diversos barrios, con concentración previa popular en calles Tucuman y Chacabuco, a las 16,00.
La Santa Misa con apertura solemne del Año de la Fe, presidida por el Obispo, Mons. Oscar Sarlinga, a las 17, y concelebrada por los sacerdotes de la diócesis, contó con la presencia de una sagrada imagen de San Pedro, símbolo de la fe católica, del siglo XVIII, con el libro que representa a sus dos cartas y las llaves en su mano. El cuadro que representa a San Pablo, y que recorrió las parroquias en el Año Paulino, y ante el cual se encendió “la llama votiva de la Fe” en la clausura de dicho Año Jubilar, será traído para la celebración, junto con una reliquia insigne del Obispo San Timoteo, a quien Pablo escribió: “he combatido el buen combate, he conservado la fe”. Las ofrendas de la Santa Misa se dedicarán enteramente a las obras de caridad social para con los niños sin hogar.
- Proseguirán actos festivos, a las 18,30, seguidos de un evento de música cristiana, con participación de la juventud, hasta la noche.

Carta pastoral del Obispo de Zárate-Campana, Mons. Oscar D. Sarlinga, con motivo del inicio del Año de la Fe
Queridos hermanos y hermanas, con amor en Cristo les dirijo estas líneas, tan cercanos ya a la apertura del Año de la Fe
“Puerta” de la fe hacia Jesucristo, a la vez Luz y Camino
Jesucristo es Luz; la fe nos abre la puerta a su misterio, resumido por San Agustín con una bellísima expresión, cuando afirma: “(…) aquéllo que para los ojos del cuerpo es el Sol que vemos, lo es (Cristo) para los ojos del corazón” [1] . A la vez, el mismo Cristo, Luz de las gentes, de los pueblos, nos abre la puerta de la fe y nos llama a la perfección del Padre (Cf Mt 5,48). Entonces, los invito a orar, para “ver”, pues viendo el crístico llamado a la perfección, comprenderemos también cómo el Año de la Fe nos incentiva a redescubrir nuestro sentido de pertenencia y nuestra vinculación con la Iglesia, y con el Papa, al cual, en la persona del Apóstol Pedro, del cual es sucesor, ha confiado el ministerio de la unidad eclesial de todos los miembros y su “tensión hacia” la humanidad toda, en el llamado a la evangelización (Cf Mt 16, 18 ss; Lc 10, 16;7). Será una manera en que asumamos mejor, más profundamente, nuestra misión de ser luz y sal, en un mundo, en un entorno humano que las necesita, aunque no siempre lo hace consciente.
El Santo Padre Benedicto XVI, quien nos ha convocado al “Año de la Fe” con la carta apostólica “Porta fidei”, para un encuentro con Jesucristo y el contemplar la belleza de la fe en Él, realiza la apertura solemne el 11 de octubre, en el quincuagésimo aniversario de la apertura del Concilio Ecuménico Vaticano II. En unión con él, nosotros, como diócesis, haremos la apertura el día 12, en la festividad de Nuestra Señora del Pilar, e iniciaremos, con toda la Iglesia, un itinerario de fe, que culminará el 24 de noviembre de 2013, en la solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo, el “autor y consumador de nuestra fe” (Heb 12,2). En ese itinerario nos ayudará a todos el profundizar en el Catecismo de la Iglesia Católica, como «auténtico fruto del Concilio Vaticano II» . Ya en la dimensión catequética de las actividades en la diócesis, en la “Misión joven” anual, que tanta alegría nos trajo al corazón, y en todo el apostolado, hemos asumido revitalizar el itinerario de vida desde las enseñanzas del Catecismo.
Los signos de los tiempos están, dirijámos nuestra atención a ellos. Muchos signos nos movilizan a ver cómo Dios está actuando en nosotros, en nuestras comunidades, en nuestras vidas. El realismo de la esperanza (la teologal) nos hace ver, “esperanzadamente” todo lo que hay de “maravilloso y dramático” en los tiempos en que nos toca vivir, en el “hoy concreto”. La Iglesia misma es consciente de los desafíos que la difusión de la fe ha de afrontar hoy, siempre vigente, como lo está, la pregunta que el mismo Cristo nos ha formulado, a los hombres de todas las épocas: «Cuando vuelva el Hijo del hombre, ¿encontrará fe en la tierra?» (Lc, 18, 8).
Como vuestro Obispo, Pastor, amigo, les hablo, y saben que lo digo de corazón porque podemos afirmar que nos conocemos, cuando nos acercamos a los 7 años de este “caminar juntos” en esta diócesis, luego de mi servicio anterior como obispo auxiliar. Con este espíritu, que tantas veces hemos compartido en nuestros consejos, asambleas, congresos, encuentros, celebraciones, los invito a través de estas líneas, a “mirar más allá”, a mirar “hacia el mar”, a fines de ponernos a navegar, y “navegar mar adentro” tal como nos exhortaba a hacerlo el bienaventurado Papa Juan Pablo II, cual programa para todo el tercer Milenio.
Con convicción, con humildad, los invito también, hermanos y hermanas, a experimentar y valorar cómo la Iglesia nos abraza en este Año de la Fe, muy especialmente, de modo tal que la fe pascual (es decir, la fe de la comunidad pascual, que somos) nos disponga con efusión de gracias divinas a transitar un camino personal y pastoral “en Aquél que es el Camino”. Esa fe pascual nos ilumina para un Camino que durará tanto como el “tiempo de la Iglesia”, e imprime también en nosotros una fuerza sobrenatural, proveniente de lo Alto, y por ello dadora de una fortaleza testimonial, irradiante, incluso hasta el martirio. ¿Tendremos la “osadía” de pedir fortaleza para adentrarnos más y más en ese camino testimonial?.
Porque ese camino prosigue, y prosigue pese a todas las cosas negativas que ocurren, importa menos, si en lugar de condenar las tinieblas (aunque sabiendo que existen) encendemos la luz. La fe pascual sigue iluminando, en continuidad, e iluminará mientras prosigan los tiempos hasta que trascendamos “el tiempo”. Nuestras solas fuerzas no bastarán. Sólo la fe puede hacernos vencer el amor a nuestras seguridades humanas, el apocamiento, el instalamiento o incluso la perniciosa acedia (dicha “pereza”, pero habría que profundizar más en lo que significa “acedia”). El orar de verdad nos dará fuerzas para dedicar nuestras vidas a esa “civilización del Amor”, por los más pobres, los excluidos, por la educación promotora del ser humano, por la justicia que sane la sociedad desde dentro, por todas las iniciativas verdaderas en pro de la dignidad humana.
La fe nos hace ver que abrazar la “Cruz pascual”, da entrada (abre puerta) en nuestra vida a “la humilde victoria” (Cf 1 Jn 5,14) de vivir en el Espíritu, victoria tan desproporcionada, por otra parte, respecto de nuestra pobreza humana. Sólo la fe puede darnos la fortaleza, la constancia, la perseverancia, la paciencia, para estar dispuestos siempre y en todas partes a “responder” (con el intelecto, con la vida, con el testimonio) a quien nos pida razón, causal, origen, de esa esperanza (aun contra toda “esperanza humana”) que habita en nosotros y que de nosotros ha de irradiar (Cf 1 Pe. 3,15). Es muy importante que cada uno de nosotros, cada uno según su vocación y elección, quiera “responder”, esto es, hacerse “responsable”.
Puerta de la fe y la fidelidad para las obras del Amor
La fe nos da el poder ser fieles, nos hace amar la fidelidad. El Año de la Fe, el segundo convocado por un Pontífice en la historia (habiendo sigo el primero el Año de la Fe de 1968, convocado por S.S. Paulo VI) constituye, pienso, un gesto profético, fiel y magnánimo (palabra que proviene de “alma grande”) puesto que, si estamos dispuestos, confiados y abiertos a la obra del Espíritu, recibiremos gracia tras gracia, para la “consumación de nuestra fe”, la que poseemos, o aquella cuyo aumento imploramos.
¿O no hemos pensado que nuestro testimonio de fidelidad también ayuda a confirmar en la fe a nuestros hermanos? (Cf Luc. 22, 32). La fidelidad es al Amor, como se manifestó Dios a Moisés (Cf. Ex. 3, 14); y Dios es Amor, como nos lo enseña el Apóstol Juan (Cf I Jn 4, 8).
No tengamos miedo (¡recordemos la primera exhortación que nos hiciera Juan Pablo II al salir, como Papa, a la balconada de San Pedro, y asimismo la primera llamada que, en la misma circunstancia, nos hiciera Benedicto XVI!) . Recibiremos gracia tras gracia para profundizar en el “contenido de la fe” que la Iglesia nos propone para creer. Recibiremos gracias para crecer en la fidelidad al Depósito della fe (Cf 1 Tim. 6, 20), ese “depositum” cuyo dinamismo interior moverá nuestras conciencias a profundizarlo, a redescubrirlo como fundamento viviente que podrá dar expansión a nuestra “fe puesta en obra” (el “credere in Deum, de San Agustín).
En lo concreto, en lo práctico de nuestras vidas, me lo digo y los exhorto al mismo tiempo, pongamos cada día más nuestro ánimo, fundados en Cristo, Redentor del hombre, al servicio de la evangelización (de la “nueva evangelización”), y de la “civilización del Amor”. Y esto con ese sentido de “invitación profética”, a la que se refirió el mismo Papa Benedicto, precisamente aludiendo a su predecesor mencionado, cuando destacó “(…) su invitación profética, muchas veces propuesta, a renovar el mundo perturbado por inquietudes y violencias, mediante “la civilización del amor”[2]. Así, como vemos, la fe es “puerta” y “abre puertas” para anunciar el Evangelio “a toda creatura” (Cf Mc 16, 15). Nuestra opción por la Misión, nuestros gestos diocesanos misioneros, y la dimensión misionera de toda nuestra pastoral, más que obras nuestras, son manifestaciones de esa gran “Puerta”.
Fe, esperanza, significa  también hacer un acto de confianza. Abrimos la puerta de la fe para ver la Epifanía del Padre, Jesucristo, el Sol de Justicia, quien nos llama a habitar también nosotros, misteriosa y participativamente, “en una luz inaccesible” (Cf 1 Tim. 6, 16), la cual, lejos de aislarnos, nos ilumina, vivifica, protege y guía, porque lo hace con la Iglesia, la germinación y primicia del Reino de Dios, por medio del cual continúan, en la trama de la historia humana, la obra y los dolores de la Redención, y que aspira a su consumación, en la gloria[3]. Mientras tanto, esa luz “resplandece en el rostro de la Iglesia”[4] , la cual tiene como misión hacernos partícipes del Misterio de la Muerte y Resurrección de Cristo, en la gracia del Espíritu Santo, que le da vida y acción [5]. La Iglesia santa nos da los sacramentos que emanan de la plenitud de Cristo [6]; si una “no-plenitud” hay , no es que la haya en el “misterio de unidad” de la Iglesia [7], sino en nosotros, los miembros, al provenir aquélla de los pecados y de los desórdenes que impiden u obstaculizan la irradiación de esa santidad, de esa unidad. [8]
El Señor nos reformula la pregunta, en este Año de la Fe, también a nosotros, como lo hizo con Pedro: “Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?” (Mc 8, 27-29). Si pedimos la fuerza para responder, como Pedro: «Tú eres el Cristo» dispongámonos también para llevar esa fe a la práctica, pues esa “confesión” exige actos concretos, como señala el apóstol Santiago: «Yo con mis obras, te mostraré la fe» (St. 2,18). Se trata de asimilar más y más la relación de fe y obras, de discernir lo que el Señor quiere cuando “espera” de nosotros, un “testimonio evangelizador” para los demás, los que se sienten alejados, desalentados, sin razones de creer o de esperar, los que se sienten abandonados. Viendo la fe que se hace amor, ellos verán -decía- la “novedad” real de la obra redentora de Cristo (Cf. 2Cor 5,17), y esto con plena conciencia de la soberanía de Dios, quien, a Él solo, le corresponde la iniciativa misericordiosa (cf. 2Cor 5,18-20; Col 1,20-22). Sólo Cristo es “el salvador de su cuerpo” (Ef 5,23) y por consiguiente de cada uno de nosotros. ¿Y nuestra parte, dónde está?. Somos administradores, servidores reconciliados. La paz nos la da Cristo (cf. Ef 2,14), puede ser la ocasión de “degustar” más el Padrenuestro: “venga a nosotros tu Reino…. Hágase tu voluntad”.
Con María, la Madre, puerta de la fe hacia la evangelización, la reconciliación, la perfecta alegría, hasta que el Señor vuelva
Con María Madre de la Iglesia, sintámonos “piedras vivientes” (Cf. 1 P 2, 4-8) del su edificio espiritual, pastoral. La indiferencia no ayuda para nada, y tampoco el fingido distraimiento, el “mirar para otro lado”. La actitud profunda, real, vivida, de servicio, es, en cambio, un elemento fundacional de la identidad de los discípulos de Cristo (Cf. Jn. 13,15-17). No todo va a ser fácil, no transitaremos por caminos alfombrados por pétalos de rosa… ¿Quién sueña eso?. Debiéramos leer y meditar más a San Pablo, por ejemplo cuando nos dice: «Confiados en nuestro Dios, tuvimos la valentía de predicarles el Evangelio de Dios, entre frecuentes luchas» (1 Ts 2,2,). Luchas, existirán. Pero el carácter viviente de la Tradición nos anima, porque nos guía la Iglesia con la asistencia del Espíritu Santo [9]. Seamos dóciles a la enseñanza del Espíritu, sintámonos acompañados por María Santísima, la Nueva Eva, la Madre de la Iglesia [10], Madre del Cuerpo místico de Cristo, a la vez comunidad visible y comunidad espiritual.
María es, en cierto sentido, “Roca” de piedad, de misericordia, imagen perfecta de la Iglesia. Por ello nos lleva a la fidelidad a la Iglesia, a ayudar a construirla, en especial para con quienes más lo necesitan, los que sufren, los más pobres, aquellos que esperan que Dios les muestre (y que quizá, para ello, esperen más de nuestro testimonio) las bienaventuranzas prometidas por Jesús. Pedro es la Roca. El Papa, que ha convocado el Año de la Fe, en tanto el Sucesor de Pedro es llamado por San Buenaventura el “Vicario de la Roca”. En la Biblia, en la hermosa lengua hebrea, la raíz de “roca” es la misma que la de “fe”, “fidelidad”, “verdad”, e incluso “justicia”, no es el momento de detenernos ahora en ello, sólo recordemos que el Amor pide fidelidad, como le pidió Jesús a Pedro, “Vicarius Petrae” (en la expresión bonaventuriana) [11] , como lo prometimos también en tanto comunidad diocesana en la clausura del Año Paulino Jubilar, cuando, antes de concluir la misa, dejamos encendida una llama votiva junto a la imagen de San Pablo.. En esa oportunidad dijimos que uno de los frutos de ese Año Jubilar debía ser la profundización de la «conversión pastoral» de la que habla el Documento de Aparecida, y que esta conversión espiritual comporta, por tanto, dejar de buscarse exclusivamente o principalmente a sí mismo, y, en el decir del Apóstol, «revestirse de Cristo» y entregarse a Él, caminando en una «vida nueva» (Cf Rm 6, 3s). Traigámoslo hoy también al “corazón”, eso es “re-cordar”, la “memoria rencorosa” de nada sirve, al contrario, lo que sirve es la memoria clemente.
Dos grandes testigos, San Pedro y San Pablo nos acompañarán muy de cerca en este Año de la Fe. A ellos les confiamos nuestro Seminario diocesano, que lleva su patronazgo, y les suplicamos también su intercesión, la de la “confesión de fe”, y la del “buen combate”: “He aquí a Pedro, que renueva en los siglos la gran confesión de Cesarea de Filipo; he aquí a Pablo, que desde la cautividad romana deja a Timoteo el testamento más alto de su misión. Repetido ante la Iglesia y ante el mundo: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo” (Mt. 16, 16); también, como Pablo, sentimos de poder decir: «He combatido el buen combate, terminé mi carrera, he conservado la fe» (2 Tim. 4, 7)”. [12]
Una última palabra, algo que deseo ardientemente para todos nosotros, en este Año bendito, el que seamos instrumentos de la paz de Cristo (en el espíritu de la “oración simple”, atribuida a San Francisco de Asís), que “nos dejemos reconciliar por Dios”. Es verdad que en este mundo no abunda la piedad (“pietas”) ni la clemencia, y puede que esto también suceda en los ambientes en que nos toca existir. Pero donde haya odio, pongamos amor, donde haya ofensa, pongamos perdón. Hagámoslo creyendo de veras en la  eficacia  de la “novedad” cristiana, creamos, primero, que Jesús “hace nuevas todas las cosas”. Se manifestará nuestro creer si nos disponemos cada día, con la gracia de Cristo,  a “volver a vivir”, “volver a empezar”, aunque hayamos sufrido injuria, detrimento o maleficencia. Más bien, desde la fe, y esperando, incluso  “contra toda humana esperanza” incorporemos de verdad a nuestra existencialidad y nuestra espiritualidad la  exclamación operante de San Pablo: «vivo yo, pero ya no vivo yo, sino que «Cristo vive en mí» (Gal 2, 20)”. Por Él obtuvimos la reconciliación; entonces, “no tenemos derecho” a que la alegría se vaya de nuestros corazones, de nuestras vidas, de nuestras familias, de nuestras comunidades, y esto así, “hasta el tiempo de la restauración de todas las cosas” (Hch 3,21).
Todo pasa tan rápido… Todo se pasa, Dios no se muda, como realística y místicamente decía Santa Teresa de Jesús. Un signo de salud espiritual, del buen fruto de este Año, será el vivir la alegría de la fe, “virtud-puerta”, como la llama Santo Tomás de Aquino; puerta a horizontes infinitos. Vivámosla con María, la Virgen, que deshace toda la complicada tejeduría con la que el maligno puede intentar enredarnos y así, entristecernos y procurar frustrar, en lo particular, nuestra vocación a la santidad.                                                  .
Para ello, seamos “dóciles” (“docilis” es el que se deja enseñar…) Dejémonos, dócilmente, tomar de la mano por María, la creatura más perfecta y la más humilde, la “Virgen poderosa”, Aquélla Mujer, revestida de Sol (Cf Ap 12.1) que “(…) recapitula en sí todas las alegrías; Ella vive la alegría perfecta prometida a la Iglesia” [13]
Feliz y Santo Año de la Fe.
+Oscar, Obispo de Zárate-Campana
8 de octubre de 2012



[1] SAN AGUSTÍN, Sermo 78, 2: PL 38, 490.
[2] Benedicto XVI, Discorso di Sua Santità ai membri dell Istituto Paolo VI, 3 marzo 2007.
[3] Cf CONC. ECUM. VAT. II, Const. dogm. Lumen gentium, 8 y 5.
[4] Cf. CONC. ECUM. VAT. II, Constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo contemporáneo Gaudium et spes, 1.
[5] Cf CONC. ECUM. VAT. II, Const. Sacrosanctum Concilium, 5, 6; Cf Id. Lumen gentium, 7, 12, 50.
[6] Cf. CONC. ECUM. VAT. II, Const. dogm. Lumen gentium, 7, 11.
[7] Cf. CONC. ECUM. VATICANO I, Cost. Pastor æternus, cap. 3: DS 3060.
[8] Benedicto XVI, Discorso per la presentazione degli auguri natalizi alla Curia romana, 22 dicembre 2011.
[9] Cf CONC. VATICANO II, Cost. Dei Verbum, n. 8, Cf. CONC. VATICANO I, Cost. Dei Filius, cap. 4: DS 3020.
[10] Cf. CONC. ECUM. VAT. II, Const. dogm. Lumen gentium, 53, 56, 61, 63.
[11] San Buenaventura, Quaet. Disp. De per/. Evang., q. 4, a. 3, de. Quaracchi, V. 1891, p. 195.
[12] Cf Paulo VI, Omelia di Sua Santità nel XV Anniversario dell incoronazione del Papa, Basilica Vaticana, Solenità dei SS Apostoli Pietro e Paolo, 29 giugno 1978.
[13] Paulo VI, Exh. Apost. “Gaudete in Domino”, IV, La gioia nel cuore dei santi.

09 octubre 2012

Más de 500 jóvenes participaron de la VI Misión Juvenil Diocesana en Zárate


7 de octubre /Tuvo lugar en la ciudad de Zárate la Sexta “Misión Joven” diocesana, como la preparación más inmediata a la apertura del Año de la Fe.
Con el lema “Vayan y hagan discípulos a todas las naciones” (Mt. 28, 19) jóvenes provenientes de parroquias, asociaciones de fieles,
movimientos e instituciones de toda la diócesis se hicieron presentes para llevar a las familias zarateñas la Buena Nueva. Participaron también los seminaristas del Seminario “San Pedro y San Pablo” de Campana, algunos de los cuales recibieron ministerios de mano del Obispo en la misa del sábado 7. El día 12 se hará la apertura solemne del Año de la Fe en Pilar.
Por primera vez, la ciudad de Zárate recibió la “Misión joven” de la diócesis, uno de los ejes de la pastoral diocesana de comunión
y misionariedad. Cerca de 500 jóvenes estables provenientes de los distintos partidos que comprende la diócesis de Zárate-Campana,
más distintos jóvenes que se incorporaron en alguna de las jornadas misioneras, transmitieron el mensaje de fe, evangelizaron y testimoniaron en las visitas a las casas de familia y a través de distintos eventos, en esta ciudad, donde también este año 2012 se celebraron las “Fiestas patronales diocesanas” de la Virgen de Luján, también con participación de fieles de toda la circunscripción eclesiástica. Los jóvenes fueron hospedados en el Colegio “Sagrada Familia” y el Hogar “Santa Teresita” durante todo el transcurso de éste gesto misionero que se realiza todos los años en un partido, una ciudad o región diferente de la vasta y poblada diócesis.
El Obispo Mons. Oscar Sarlinga concurrió para la misa del sábado por la tarde, para el “evento joven” y para la misa del lunes a las 11.
Muy numerosos sacerdotes, y también algunos diáconos permanentes y religiosos y religiosas se hicieron presentes. De entre los sacerdotes, los vicarios, los curas párrocos de Zárate, los delegados episcopales, el Seminario, con los Padres Santiago Herrera, Hugo Lovatto (delegado para la juventud) y Fernando Fusari, y tantos otros.
Como se ha dicho, además de las tradicionales visitas a las casas de familia, se misionó en diferentes instituciones como hogares de ancianos, entre ellos el perteneciente a las Misioneras de la Caridad, Bomberos Voluntarios, Cruz Roja y distintos centros de salud. El sábado se rezo la Via Crucis por las calles de la ciudad de Zárate y se finalizó con un acto penitencial y Adoración al Santísimo Sacramento en la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen. El día domingo los jóvenes se trasladaron a las Parroquias María de Nazareth y Nuestra Señora de Fátima donde compartieron la Adoración con las comunidades parroquiales. El día finalizó con un “evento joven” con presencia de artistas musicales y participación de jóvenes de nuestra diócesis; a decir verdad, incluso dicho
evento constituyó un verdadero momento de fraternidad y de oración, con canciones cristianas y momentos de meditación. También el Obispo, los sacerdotes y los seminaristas estuvieron presentes en dicho “evento joven”.
Se habla de “Sexta Edición de la Misión Juvenil Diocesana” puesto que, luego de la asunción del Plan Pastoral, en 2007 comenzó en Santiago del Baradero, en 2008 en Belén de Escobar, en 2009 en Campana, en 2010, para el Bicentenario, tuvo lugar en San Antonio de Areco (declarada “madre de ciudades” de la región) y en 2010 tuvo lugar en Pilar.
Los medios de comunicación de la ciudad de Zárate dieron una interesante difusión al acontecimiento, llamándolo “uno de los
eventos religiosos más importantes de entre los que la diócesis realiza todos los años, en el cual ahora los jóvenes son los encargados de difundir la Buena Noticia a cada rincón de la ciudad de Zárate”. La delegación de pastoral de Juventud, dijo a los medios, a través de algunos de los jóvenes organizadores: “Nuestro Obispo nos envía a ser pescadores de hombres y con esto buscamos a aquellos jóvenes y no tan jóvenes que están más alejados, en cada rincón de cada ciudad y cada hogar, y al mismo tiempo el ser pescadores de hombres, nos hace salir al encuentro de aquellos hermanos y hermanas que se sienten alejados de la fe cristiana, para que vuelva a brotar en ellos esa luz que fue apagada en algún momento. De este modo, esas personas, esos jóvenes, van a incentivar a otros hermanos, personas tanto jóvenes como adolescentes y adultos para que volvamos a Jesucristo como centro de nuestra vida, paa tener un mundo mejor”. Así se expresaron. Todos los voluntarios e incluso los autos en los que se movilizaron fueron debidamente identificados para evitar cualquier tipo de malentendido con los vecinos, y es digno de notar la colaboración de las familias, de las instituciones, e incluso, desinteresadamente, de los medios de comunicación regionales.
http://www.eldebate.com.ar/despliegue.php?
idnoticia=61456&idseccion=25

04 octubre 2012

Fiestas Patronales de San Francisco de Asis (Pilar). – En la apertura del Año de la Fe 812 de octubre), en Pilar, nos comprometemos a asumir renovadamente el catecismo de la Iglesia, cual “auténtico fruto del Concilio Vaticano II” y “compendio de toda la doctrina católica”


Con gran participación de fieles, grupos apostólicos, entidades de bien común, instituciones, entidades educativas, y pueblo en general, el Obispo de Zárate-Campana, Mons. Oscar Sarlinga, presidió las celebraciones patronales de San Francisco de Asís, en la jurisdicción de la penúltima parroquia erigida en la diócesis, Nuestra Señora de la Paz y San Francisco de Asís. El párroco, Pbro. Gabriel Micheli, junto con su consejo pastoral, prepararon muy bien las festividades, también con sentido de promoción social integral y de creación de nuevos grupos apostólicos y reafirmación de la misión joven. La sede parroquial de San Francisco de Asís se encuentra celebrando sus fiestas patronales, con novena y solemnidad trasladada al domingo más cercano. Grupos apostólicos nuevos, nuevos catequistas, grupos de oración, grupos de ayuda a tóxicodependientes y de reinserción de quienes han logrado vencer ese flagelo, el grupo juvenil, el grupo misionero, la Caritas, el grupo de artes marciales y otros de inclusión de niños y jóvenes en riesgo, y numerosos otros, así como escuelas participantes, dieron muestra de la vitalidad de esta joven parroquia.
El domingo de la solemnidad, a las 10:30 se concentraron los fieles en la rotonda de ingreso al barrio San Jorge y a las 11 se dio inicio a la procesión, en honor a San Francisco, luego de lo cual tuvo lugar la Santa Misa, a las 11.30 , presidida por Mons. Sarlinga y concelebrada por el cura párroco, Pbro. Gabriel Micheli, y por Mons. Galuppo, mons. Santiago Herrera, Mons. Marcelo Monteagudo, el Pbro. Atilio Rosatte (cura párroco de Santiago del Baradero) y el Pbro. Iván Pertiné, de la sociedad de San Juan. Participaron seminaristas del Seminario “Santo Cura de Ars”, entre los cuales Francisco Liaudat, destinado los fines de semana a esa parroquia para la pastoral e instituido acólito el sábado anterior en Nuestra Señora de la Paz.
Durante la misa patronal fueron confirmados 5 jóvenes de los barrios San Jorge y Carabassa y al término se oficializó el grupo scout “Nuestra Señora de la Paz”. En su homilía Mons. Sarlinga destacó el espíritu ardoroso de San Francisco de Asís, su despojo de todo para dejarse llenar por el Espíritu de Amor y su obediencia filial a la Iglesia, lo cual hizo que se transformara en modelo de “kénosis”, anonadamiento, a imitación de Jesucristo, y al mismo tiempo “en modelo de regeneración social en el Espíritu” puesto que el reconocimiento de su ánimo y finalidad católicos por parte del Papa Inocencio III hizo que se encauzara un gran movimiento que, en el medioevo, buscaba la pobreza espiritual y lo que hoy llamaríamos la justicia social, pero que necesitaba encauzamiento y a la vez crecimiento. Este encuentro entre “potencia irrumpiente del Espíritu” y “autoridad apostólica” (la cual viene también del Espíritu) forjó un modo de ser “creaturas nuevas”, en sentido paulino, que en su momento significó una fuerza de evangelización y civilización. Además acotó Monseñor Sarlinga: “Para eso está la verdadera autoridad, dijo el Obispo, para “escuchar”, ella misma, al Espíritu Santo, en la comunión de la Iglesia, para “obedecer a Dios” y de ese modo que se le preste obediencia (oboedientia, escucha) en la Iglesia, y para “dar crecimiento a la obra del mismo Dios”, puesto que el mismo concepto de “auctoritas” representa a la vez a quien “da cauce” y al mismo tiempo “hace crecer”. Mencionó también que San Francisco de Asís fue lugar adonde se acudía desde la diócesis a misionar, pero que hoy es un centro misionero, con la “misión joven” y con el sentido de la misión permanente que se da a la catequesis, y en especial a la confirmación.

En cuanto a la novena, tuvo el siguiente itinerario:
Lunes 24 de septiembre:
Misa 19 hs. Iglesia San Francisco de Asís. Por los difuntos.
Martes 25 de septiembre:
Misa 19 hs. Iglesia San Francisco de Asís. Fiesta de Ntra. Sra. de San Nicolás. La Virgen María como modelo de fe.
Miércoles 26 de septiembre:
Misa 19 hs. Iglesia San Francisco de Asís. Por las familias de catequistas.
Jueves 27 de septiembre:
Misa 19 hs. Iglesia San Francisco de Asís. Por las vocaciones sacerdotales, por el Seminario Diocesano San Pedro y San Pablo.
Viernes 28 de septiembre:
Misa 19 hs. Iglesia San Francisco de Asís. Por los enfermos. En la misa se confirió el sacramento de la Unción de los enfermos.
Al término de cada misa, en la Adoración al Santísimo, se rezó la Corona de la Divina Misericordia.

El cierre de los festejos patronales siguió con una fraterna reunión comunitaria en la amplia plaza frente a la iglesia parroquial, y el asado criollo al que concurrió la comunidad toda (Obispo y sacerdotes incluidos) fue beneficio de la obra de los salones parroquiales, que aún falta concluir.

La parroquia de Nuestra Señora de la Paz y San Francisco de Asís abarca dos grandes franjas de ruta rodeadas de población en el partido de Pilar. Dos son los templos con que cuenta, y abarca la franja poblacional del barrio san Jorge y el barrio Carabassa y su entorno -incluyendo el histórico “Pilar viejo”-, así como la zona conocida como Estancias del Pilar, en sentido amplio puesto que la larguísima ruta pública que llega hasta ese lugar está sembrada de barrios abiertos, y también de algunos barrios cerrados, tanto de un lado como de otro.  La jurisdicción de la nueva parroquia -que integra el decanato Nuestra Señora del Pilar- quedó delimitada al norte con la calle Tres Arroyos, antigua Ruta 8 y calle Mercedes; al este con la ruta 34; al sur con el partido de Luján y al oeste con el río Luján.
Nuestro Obispo estableció que la sede parroquial sea la iglesia San Francisco de Asís (avenida San Jorge esquina Los Paraísos, Barrio San Jorge, Pilar). Hace tiempo que venía augurándose la creación de una parroquia en esa zona, con fundamento en “el crecimiento demográfico de la ciudad de Pilar, y la necesidad de una mayor atención pastoral en un amplio sector de la misma, así como el crecimiento de la pastoral de la Iglesia católica en esas regiones, la existencia de nuevos templos con sus salones pastorales y demás dependencias, así como la formación progresiva de comunidades de fieles y el crecimiento de las instituciones en la zona, no menor la instalación de establecimientos de educación católica, así como emprendimientos de caridad institucional”.  Ésta es la cuarta parroquia en el partido de Pilar erigida por monseñor Sarlinga desde 2006. Las restantes fueron San Luis Gonzaga (Manzanares-Fátima), San Manuel Mártir (La Lonja), y Nuestra Señora de Luján y San José Obrero (Zelaya).+

Estamos cerca de la apertura del AÑO DE LA FE el 12 de octubre en Nuestra Señora del Pilar (Pilar)
Como lo hemos consignado en diversas ocasiones en esta página web, la Congregación para la Doctrina de la Fe publicó una “Nota con indicaciones pastorales para el Año de la Fe en la que se resalta la centralidad del Catecismo de la Iglesia Católica y los documentos del Concilio Vaticano II para esta importante celebración.  “Será una ocasión propicia para que todos los fieles comprendan con mayor profundidad que el fundamento de la fe cristiana es ‘el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva’“, se explica.
El Año de la Fe se iniciará el 11 de octubre de 2012. En nuestra diócesis de Zárate-Campana se realizará la apertura solemne en la solemnidad de Nuestra Señora del Pilar (Pilar-Centro) durante todo ese día, y en especial con ocasión de la Santa Misa de las 17, que presidirá nuestro Obispo Mons. Oscar Sarlinga. El Año de la Fe concluirá el 24 de noviembre de 2013 en la solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo Rey del Universo.
El comienzo del Año de la Fe coincide con el recuerdo “de dos grandes hechos que marcaron el rostro de la Iglesia de nuestros días: los 50 años pasados desde la apertura del Concilio Vaticano II por voluntad del beato Juan XXIII (1 de octubre de 1962) y los 20 años desde la promulgación del Catecismo de la Iglesia Católica, legado a la Iglesia por el beato Juan Pablo II (11 de octubre de 1992).  La nota resalta también que desde el inicio de su pontificado, Benedicto XVI “se comprometió firmemente en procurar una correcta comprensión del Concilio, rechazando como errónea la llamada ‘hermenéutica de la discontinuidad y de la ruptura’, y promoviendo la que él mismo llamó ‘hermenéutica de la reforma’, de la renovación dentro de la continuidad del único sujeto-Iglesia, que el Señor nos ha dado; es un sujeto que crece en el tiempo y se desarrolla, pero permaneciendo siempre el mismo, único sujeto del pueblo de Dios en camino’”.
En este contexto el Catecismo de la Iglesia Católica aparece como “auténtico fruto del Concilio Vaticano II” y por otro “intenta favorecer su aceptación” considerando que es “un compendio de toda la doctrina católica y un texto de referencia segura para los catecismos locales” ofrecido a los fieles de todo el mundo.
La misma Santa Sede ha auspiciado “celebración de apertura del Año de la Fe” en cada diócesis, lo que haremos en Nuestra Señora del Pilar el 123 de octubre, así como su solemne conclusión en el ámbito de cada Iglesia particular, para ‘confesar la fe en el Señor Resucitado en las catedrales e iglesias de todo el mundo’”.
Nuestro Obispo Mons. Oscar dedicará, como se ha sugerido, “una carta pastoral al tema de la fe, recordando la importancia del Concilio Vaticano II y el Catecismo de la Iglesia Católica, teniendo en cuenta las circunstancias específicas de la porción de fieles a él confiada”.
En la diócesis de Zárate-Campana está prevista la organización de actos catequísticos para los jóvenes, dentro de la Misión Joven anual, que se realiza este año 2012 en Zárate. Será importante una reflexión compartida para encontrar (o rencontrar) el sentido de la vida, con el fin de descubrir la belleza de la fe de la Iglesia, aprovechando la oportunidad de reunirse con sus testigos más reconocidos.  Compete a los obispos diocesanos, también, el “organizar celebraciones penitenciales, particularmente durante la cuaresma, en las cuales se ponga un énfasis especial en pedir perdón a Dios por los pecados contra la fe. Este año será también un tiempo favorable para acercarse con mayor fe y frecuencia al sacramento de la Penitencia.
El Año de la Fe, indica la nota de la Congregación de la Fe, “será una ocasión para dar mayor atención a las escuelas católicas, lugares privilegiados para ofrecer a los alumnos un testimonio vivo del Señor, y cultivar la fe con una oportuna referencia al uso de buenos instrumentos catequísticos.
“Los sacerdotes podrán dedicar mayor atención al estudio de los documentos del Concilio Vaticano II y del Catecismo de la Iglesia Católica, recogiendo sus frutos para la pastoral parroquial –catequesis, predicación, preparación a los sacramentos – y proponiendo ciclos de homilías sobre la fe o algunos de sus aspectos específicos”.
Las parroquias podrán difundir el Catecismo de la Iglesia Católica, así como subsidios que promueven la fe de las familias en sus casas.
Las misiones populares serán asimismo una tarea por realizar para “ayudar a los fieles a redescubrir el don de la fe bautismal y la responsabilidad de su testimonio, conscientes de que la vocación cristiana «por su misma naturaleza, es también vocación al apostolado»”.
El Objetivo fundamental: “(…) invitar a todos los miembros de la Iglesia a comprometerse para que este año sea una ocasión privilegiada para compartir lo más valioso que tiene el cristiano: Jesucristo, Redentor del hombre, Rey del Universo, ‘iniciador y consumador de nuestra fe’”